— We are the people

:DEPTO: Finalmente #midepto312

IMG_5814

Perdón la demora, pero realmente cambiarse de casa -sea donde sea- es un real cacho! En fin, vamos por parte, hace dos semanas logré finalmente cambiarme a #midepto312. Esto fue un día viernes y lo logré gracias a la ayuda de mi hermosa madre y la Vale, una amiga. El tema es que como dos semanas antes, realicé todo lo que me parecía útil para un cambio de casa:

1-      Ver qué cosas uno realmente usa, en mi caso al tener 300 pares de zapatos y muchos closet, vi realmente qué ropa usaba y con la que no hice un mes antes una venta (perfecto para tener plata y poder comprar cosas para el depto.) El resto de las cosas las regalé.

2-      Armar cajas y cajas. Lo más importante es poner qué cosa va adentro de las cajas para poder ordenar lo más rápido posible.

3-      Llegar al departamento y limpiar, poner las cosas y luego volver a limpiar!

4-      Coordinar ese día de semana -que en el caso de mi empresa me regalan-, la entrega del refrigerador y vtr, ya que como el horario es extremadamente amplio uno debe estar en la casa para recibirlos!

Bueno ese viernes estuve todo el día abriendo cajas, limpiando y ordenando y esa mismo noche NO dormí en mi depto, ya que el sábado me quedaba cambiar la cama y el resto de cosas que tenía. El tema es que el sábado aparte de tener que ir a comprar ocho mil cosas para hacer el aseo, ordenar las cosas que me quedaba, armar un ropero de 3 cuerpos que tuvimos que desarmar para subir y volver armar en el departamento, tenía que arreglarme para un matrimonio.

Por ende tipo 5 de la tarde mientras toda mi familia ordenaba, yo me cambiaba de ropa, lavaba el pelo y arreglaba para irme a un matrimonio. El tema fue cuando se acabó el matrimonio y tuve que dormir la primera noche en mi departamento. Al entrar a las 4 am y ver todo listo y ordenado, mi cama armada con un chocolate que me había dejado mi mamá, me bajó una pena horrible y confieso que lloré.

 

 

 

DSC_4662

El domingo me desperté y no sabía qué hacer, como me comentó una amiga lo más raro de cambiarse de casa es acostumbrarse a las sombras, ruidos, interruptores, muebles cuando uno camina de noche, etc. Como, obviamente, no me había acostumbrado a nada, estaba en nada. Ahora que ya ha pasado un par de semanas tengo más claro qué hacer.

0 comments
Submit comment